Skip to content

Tres días en Teherán

19 de junio de 2013

Día 4 de junio. Tráfico fluido en Teherán; algo muy excepcional tratándose de una ciudad vertical de extensión modesta con seguro cerca de 12 millones de coches. La ciudad está casi vacía (esta semana es el aniversario de la muerte de Jomeini). Los teheraníes bromean diciendo que Jomeini murió en la playa; por eso ellos aprovechan esta semana para irse a pasar unos días en la costa. En apenas 15 minutos hemos cruzado de sur a norte la capital, llegando a los pies de los montes Alborz (la cordillera más importante de Irán que cruza el norte del país de este a oeste (o la inversa, en este caso no importaría). En un barrio pequeño de la sierra de Teherán, que antes fue pueblo pero que acabó engulliéndolo la urbe, nos esperan unos recién conocidos deliciosos.

Khoda y Omid han crecido más fuera que dentro de la que irremediablemente es su nación, y con eso me refiero primero a que han crecido en otro u otros países y segundo a que el hecho que lo haga irremediable es que tienen una perspectiva del mundo mucho más amplia de la que su país les permite tener.

No me entretengo en explicar los detalles de lo que hemos hecho o hemos dejado de hacer, ni de ninguna de nuestras conversaciones. Es sólo discreción, por no comprometer a nadie. Irán es un país más peligroso de lo que parece a simple vista y nada tiene que ver con las armas nucleares sino más bien con la propia seguridad ciudadana. Dejémoslo ahí.

Hemos disfrutado de conversaciones deliciosas (hacía tiempo que no conectábamos con nadie), y después de un par de días estamos preparados para salir disparados hacia la costa; hoy es viernes y se acaba la semana de vacaciones, Teherán no tardará en volver a llenarse; hay que escapar cuanto antes.

Nos dirigimos a Qazvin. Poco antes, un desvío a la derecha indica Alamout Valley. Ése es nuestro próximo destino. Queremos cruzar, si es posible y la carretera lo permite, los montes Alborz por el paso Salambar. En el castillo de Hasan Sabbah, un hombre nos dibuja un croquis lo suficientemente descriptivo como para entender que el paso está abierto, que es un trayecto largo y que es muy muy bonito (repite una y otra vez heili hubé). Desde aquí nos esperan unas cuatro horas de puerto de montaña. Los Alborz como telón de fondo durante toda la subida nos hacen sentir muy muy pequeñitos y la nieve amenaza en varios puntos con cerrarnos el camino. El punto de inflexión o lo que es lo mismo el lugar en el que cambiamos de ir subiendo a ir bajando está a 2815 metros y un caravanserai en un estado bastante lamentable dice que tiempo atrás seguro sirvió de refugio y descanso para los comerciantes de la ruta de la seda.

Marcha corta (que no conviene usar demasiado los frenos) y cuesta abajo. Un paisaje selvático se hace cada vez más frondoso a medida que descendemos. Toda la vertiente norte de los Alborz es jungla. Aquí se concentra la única vegetación verdaderamente salvaje de todo el país. Una pena que la intensa niebla no nos haya dejado disfrutar del descenso en toda su extensión.

Aunque lo que de verdad sí es una pena es lo que encuentras cuando dejas atrás la selva. Una costa terriblemente construida; hasta el más mínimo metro de terreno. Un pueblo se confunde con el siguiente y el siguiente con el siguiente y así sucesivamente. Ni el mar es mar ni las playas son playas. Es verdad que eso que hay detrás de las piedras y de la basura es agua, pero yo no me atrevería a darles un nombre.
Y como es de recibo, salimos pitando de aquí. Venga!, vámonos a Armenia. Camino de la frontera aún hemos tenido tiempo de adentrarnos un poco más en la selva en el camino que va de Siakhal a Deylaman. Queda recomendado.

En la próxima os contamos la experiencia de los pasos fronterizos.

Besos y buena suerte.

Anuncios

From → Viaje

One Comment
  1. Lorena permalink

    Muy buenas!!! Soy Lorena.
    Increíble!!! Todo!!! Que guapo vuestro niño!!! Por dónde andáis ahora? Tenéis fecha de vuelta? Os mandamos un beso enorme !!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: