Skip to content

¡Feliz cumpleaños, papá!

15 de marzo de 2013

11 de marzo del 2013. 31 recién cumplidos.

Hemos cruzado durante el día paisajes increíbles de todos los colores y medidas y ya bien entrada la tarde, nos metemos en el pueblecito de Asagi Gôplūköyü (se pronuncia ShaiChoplú) y buscamos un sitio donde dormir. En una plaza, frente a la mezquita. Parece perfecto.

En pocos minutos, se acerca un tractor. Un hombre nos mira, nos saluda, pasa… y da marcha atrás:
– ¡A mi casa!- dice con palabras ininteligibles pero gestos lo suficientemente descriptivos.
– No, gracias- también con gestos, intento mostrar el mayor agradecimiento posible.
– ¡He dicho que a cenar a mi casa!- mas firme aún se lleva la mano a la boca.
– No gracias- de nuevo y fuerzo aún más la reverencia con la mano en el pecho -tenemos cocina- gesticulo con las manos.
– ¡A comer y a dormir a mi casa!- junta ambas manos llevándoselas a la oreja.
– Gracias, muchas gracias, pero estaremos bien aquí, tenemos edredón de plumas- cualquiera que me vea haciendo la gallina para decirle que las plumas abrigan un montón…
– ¡VENGA PA ARRIBA!- Aquí es cuando ya no hay discusión posible.
-Te sigo- le hago entender.
Y Otto encantado porque íbamos siguiendo al tractor…
Y con ésas, llegamos a su casa, nos presenta a su mujer (de nombre impronunciable) y a sus dos hijos (Mehmet, el pequeño de 3 años y Aishé, la mayor de 6) y nos apoltrona entre cojines en su salón.
Al poco, sin demasiada necesidad de hablar (sólo acompañándonos mutuamente), acomodan un mantel en el suelo y lo llenan de todo tipo de comida. Šiš tavuk (pollo marinado a la brasa), ensalada sorprendentemente aliñada (creemos que es sólo sal y limón, pero está riquísima), yaprak (rollitos de hoja de parra rellenos de arroz) y otros tantos manjares. Llenan la mesa con varios tipos de pan, nos sirven ayran (yogur líquido salado), Coca Cola y ¡que aproveche!

Yogur, pistachos, cacahuetes y vasos y vasos y vasos de çai (té; que es verdaderamente el deporte nacional turco) han sido nuestro postre y sobremesa.

Ya tarde, han desplegado unos futones en el suelo del salón, unas buenas mantas y nos hemos dado las buenas noches.

A las seis y media empieza el día y hay que dar de comer a las cabras y a los demás animales. Hacemos lo propio también nosotros. Pan y bürek recién hechos en casa, y otras delicias. Con mucha calma.Y también vasos y vasos y vasos de çai…
Y a eso de las diez, Erdal (nuestro anfitrión) se va a trabajar y nosotros, después de augurar una posible vuelta en un par de meses, nos encaminamos al monte Nemrut. Buena suerte y hasta pronto.

Tienen poco, pero es suficiente y lo ofrecen. Tienen cabras, una vaca, un caballo y algunas gallinas. Tienen también algo de tierra con hortalizas y algunos frutales. De eso comen y de eso viven. Y nos han dado un pedazo.

Muchas gracias familia.

Anuncios

From → Viaje

4 comentarios
  1. Belen permalink

    Felicidades Samu!! Y felicidades a los tres por este viaje que cada dia se hace mas interesante.
    Mil besos.

  2. Hello !
    I saw that you arrived in Turkey few days ago. Are you planning to come to Istanbul ? We will have our appartment there until the 15th of april, and you are more than welcome !
    I hope to see you soon again !
    Sophie

  3. Andrea y Aina permalink

    Feliz cumpleaños Samu! Hacía días que no entraba. Ya veo que seguís igual de bien…o mejor si cabe! Besos

  4. Bibi permalink

    Felicidades wapo!! besotes a los tres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: