Skip to content

Un día cualquiera en Ítaca.

22 de noviembre de 2012

No ha amanecido todavía en Polis y los pescadores que no salieron a la mar anoche se apresuran en sus barcas para atrapar todavía dormido a algún atún pendiente de almuerzo.

En un par de horas quizás tengamos sol y será un buen momento para un bañito. Mientras tanto, nos pegamos un buen desayuno. Nos ponemos el chano hasta que calienta el sol y… manos a la obra: arriba y abajo por el puerto en innumerables persecuciones a los 5 o 6 gatos que ahí pasan el tiempo (siguiéndoles al grito de “TATOOOOO!!!”.

Entretanto se hacen las nueve y media y el sol rompe en la playa. Y no dejará de hacerlo hasta las 5 de la tarde.

Lanzaremos piedras contra las olas, saludaremos a las ovejas que pasean detrás de casa, dormiremos una siestecita, probablemente leamos un rato. Y quizás más tarde, después de comer, subamos a Stavros. Un o dos ratos en el parque, otro en el Margarita…

– Igual vamos bajando ya para casa, no? Preparamos la cena y luego,… siempre soy el primero en dormirme.

Otto.

Cucuuuu!!!

 

Anuncios

From → Viaje

One Comment
  1. EzeKi permalink

    Kukuuuuuuuu Otto ! Pa-pa-pa-pa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: