Skip to content

Nunca os fiéis de los mapas

20 de octubre de 2012

Hoy empezamos nuestras vacaciones.

Estamos a día 20 de Octubre.

Berat es una ciudad muy interesante. La llaman la ciudad de las mil ventanas. Y es que tanto el centro histórico que está dividido en dos por el río Osum, como el castillo (que es una verdadera maravilla) son de una arquitectura de lo más curiosa. Hemos visto en otros países balcánicos construcciones similares pero nunca con tantas ventanas. Os dejamos aquí una foto para que os hagáis un idea:

Ahora la ciudad es mucho más grande y las construcciones comunistas han acabado por poblar casi todo el valle. De visita obligada. Es capital de provincia y los coches llevan sus iniciales. No obstante, es una ciudad pequeñita que se ve relativamente rápido.

El problema es que sólo hay 2 carreteras que lleven hasta allí:

Una, que es la que viene desde el norte y en la que confluyen a su vez las demás carreteras procedentes de todas las partes del país, tiene un mantenimiento pésimo. 40 kilómetros por hora es muy rápido si no quieres romper el coche. Y son unos cuantos km de camino…

La otra, es un camino de cabras de 70km en el que rara vez puedes poner segunda, que se dirige hacia el sur. Por cierto, la furgo tiene un comportamiento estupendo en tierra. Estamos aún buscandole los límites. No hemos hecho los 70km. No os preocupéis. Todavía estaríamos allí.

La cuestión es que existen otros caminos que los lugareños conocen y no aparecen en los mapas, que por otro lado están mucho mejor conservados. Si preguntas a cualquiera, no dudaría un segundo en subirse a tu coche y acompañarte hasta tu destino, para volverse luego con otro coche.

Es fantástica, la gente. Son muy curiosos, todos se acercan para saber qué es lo que estamos haciendo aquí. Dónde vamos, de dónde venimos,… De repente, te ves rodeado de gente, curioseando a tu alrededor y por un momento es como: ¿Qué pasa con mi burbuja, que no la habéis visto? Al principio choca un poco, porque se meten enseguida donde no les llaman. Pero es una sensación muy buena. No te falta de nada. Si necesitas algo, sólo pregunta en inglés o en italiano y obtendrás el mismo popurri con la mejor de las ayudas.

He de decirles a todos aquellos que creyeron en su momento que Albania no parecía un país seguro, o que daba mala espina, que vuelvan y que se muevan donde les parezca sin temor alguno. Que pueden aparcar su coche en las calles de Tirana, porque nadie roba coches. Que hay gente que incluso deja su puerta de casa abierta. En una ciudad eso ya no se ve.

Quizás un país un poco sucio. Sí, eso sí. No abundan los containers de basura y la gente tiene la mano bastante floja. Se les caen las bolsas al suelo. Que la mayoría son feos (ellas no, ellos mucho más), sí, también. Y el hecho de ver el mercedes 240d por todas partes que rápidamente asociamos al patriarca de los barrios de peor fama de nuestras ciudades probablemente ayude también a hacernos una idea poco tranquilizadora del país y de su gente. Pero estamos cada vez muy gratamente sorprendidos de cómo han resultado ser los albaneses. Ha sido una gran idea aparecer por aquí.

De Berat nos hemos dirigido al oeste para acercarnos a la costa y desde Fier, hemos ido bajando hasta Vlorë. Sin más.

Lo más espectacular viene justo después. Cuando subes a unos 2000 metros de altitud para volver a bajar en un zig zag frenético a nivel de mar. Esto en unos 40 km de distancia. La gente te advierte que utilices siempre el freno motor. Que se calientan los frenos y puedes tener un susto. Así hemos hecho, porque la carretera se merecía eso y más. Las vistas, increíbles. Hemos cruzado las nubes para llegar a las cimas y, de nuevo, para volver al mar.

Realmente tienen una costa muy espectacular. Digna de ver. Se mezclan pueblos tipo Benidorm (a escala 1:10), aldeas rurales y pequeñas urbes turísticas que ahora están completemente desiertas a lo largo de una costa increíblemente escarpada. Todo siempre salpimentado con los característicos búnkeres que te recuerdan que sigues en Albania.

Hace un par de días, descubrimos el cañón de Gipje al que se puede acceder fácilmente desde la costa. Un camino de piedras de una media hora tres cuartos a pie te deja en una playa increíble que forma una especie de delta de lo que las lluvias convierten en río a través del barranco. Algunas construcciones en peor estado que el camino que lleva hasta la playa y una red eléctrica de la que sólo quedan los palos recuerdan que un día alguien vivía allí; entre frutales y olivos que aún siguen intactos.

No se necesita mucho más para vivir ahí. Tienes agua dulce, fruta, aceite de oliva y pescado. No sé si los terrenos están en venta…

Esta es la playa, bien custodiada como podéis ver:

Nos quitamos la idea de la cabeza y seguimos hasta Himara. Qué bien se está fuera de temporada. Elegimos entre los numerosos bares con enormes terrazas (ahora vacías) para tomarnos un café mientras el sol empieza a esconderse. Cada vez se va más temprano a la cama.

Nos hemos ido al camping Kranea en la playa de Livadh, perdido de la mano de Dios y ligeramente decadente (como a mí me gusta). Después de un par de días disfrutando de la playa y de la tranquilidad, nos movemos.

Aquí os dejamos algunas fotillos.

Otto: aquí estoy dándome un bañito al solete:

A que estoy creciendo mucho…

Y qué siestecita me he pegado en nuestra playa. Hasta que se ha puesto el sol, casi:

Ahora nos dirigimos a Sarandë. Probablemente paremos en algún otro sitio por el camino.

Ya os vamos contando.

Anuncios

From → Viaje

8 comentarios
  1. Andrea permalink

    Nenitos!!! Interesante Albania…no me lo esperaba…o quizás es que lo veo con vuestros ojos de familia feliz en ruta 😉 Gracias por el mensaje de cumple de Aina. Ahora os envio algunas fotillos. Besos miles (sobretodo a Otto)

  2. Arantza permalink

    Kaixo family:
    Aspaldian sartu nahian nenbilen zure blogean, baina ezinezkoa nuen. Que envidia! Oto oso guapo dago, moreno eta handia! Kontatzen duzu en guztia oso interesantes da eta José Mariri hortzak luzeak jarri zaizkio.
    Hoy en el País digital hay un articulo interesante sobre las venganzas de sangre en el norte de Albania, si podéis leerlo y así tenéis mas datos para completar vuestro estudio etnográfico.
    Un beso muy fuerte de esta parte de la familia.
    Arantza

    • Milesker informazioagatik Arantza, oso interesgarria iruditu zaigu artikulua.
      Ta Jose Mariri esan berak mundu erdia zeharkatu duela; orain gure txanda da!
      Muxu handi bat familia guztiarendako.

  3. laura permalink

    qué naricita más respingona Otto¡ La última foto para enmarcarla. Samu tus explicaciones son muy interesantes, pero las fotos son lo mejor. Un abrazo familia y un beso en el moflete a Otto (si se deja)

  4. Lydia permalink

    L’Otto està molt guapo i enorme!

    una abraçada als tres

  5. Iaios permalink

    i otto … que diu de aquest viatje tan cultural? … No té ganes de veure els avis i poder gaudir de una mica de estabilitat? …. quants quilòmetres porteu amb total? …. Segur que ja ganyeu a Cristòfol Colom …. jajajajajajjaaj

  6. Monica permalink

    QuE FelICIdAD VerLos !!!!!! RuBIo Te EXtRAño jajaja besotes A LoS trES 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: